FANDOM


Sinopsis Editar

Su cuerpo iba cayendo lentamente en las profundidades del espacio. Su respiración era corta y débil, ya que se le escapaba el aire poco a poco por una grieta en el casco, e incluso estaba sangrando por la cara. Lockon Stratos, o Neil Dylandy estaba perdido. Su batalla contra Ali al-Saachez, había dejado al Dynames gravemente dañado excepto su sistema de francotirador. El Gundam Meister verde había decidido probar una ultima oportunidad de poder vengar a su familia y ordeno a Haro que regresara con el Dynames hacia el Ptolemaios, dejando a su piloto solo a su suerte con el cañón francotirador que seguía intacto.

El se había subido encima y utilizo el rifle de montaje para manejar al gigante y apuntar al Gundam Throne que iba pilotado por su odiado enemigo. El lo hizo, y finalmente logro darle en el blanco pero el había disparado antes, y la ráfaga impacto en la boca del cañón haciéndolo reventar, y Lockon cayo al espacio.

En ese momento, Lockon se dio cuenta de que un rayo de luz azul se reflejo en la esquina de su ojo. A pesar de que no podía verlo, sabía que era el Gundam Exia pilotado por Setsuna F. Seiei. Se preguntó si Setsuna finalmente encontró una respuesta. Aun así, Lockon reflexionó.

Lockon: Setsuna, ¿lo entiendes? Estas tratando de cambiar lo que eras antes. Estas tratando de cambiar las cosas con tu Gundam desde el pasado hasta el futuro... He fracasado. (murmuro decepcionado consigo mismo) Desde aquel entonces, (dijo recordando su hogar destruido por el incidente terrorista) el tiempo se detuvo delante de mi. No importa lo mucho que cambie el mundo, nunca he intentado cambiar a mi mismo. Fui derrotado por mi propio pasado... para que cambie. Cambia, Setsuna... Haz lo que yo no hice.

Con esas ultimas palabras, el cañón explota, cuya explosión se expandió a cientos de metros y envolvió el cuerpo de Lockon. Setsuna, en su cabina, miro con horror la explosión del Rifle GN.

Setsuna: ¡¡LOCKOOOOONNN!!

Setsuna despierta alarmado en su cama, levantándose sentado y jadeando agotado por la pesadilla que tuvo. Le llevo unos segundos para darse cuenta de que solo era una pesadilla y que estaba solo en su apartamento en Japón. El se tumbo en la sabana, su cabeza en la almohada, reflexionando sobre todo lo ocurrido.

Habían pasado exactamente 3 meses desde la Operación Fallen Angels, que supuso la caída de Celestial Being por el ejército de la ONU y más tarde la unificación del mundo. En esa batalla habían muerto más de la mitad de la tripulación del Ptolemaios, y su perdida más dolorosa fue la del piloto del Dynames Lockon Stratos, quien a parte de él era su tutor, también era como un hermano mayor. El lamentaba su muerte y ojala pudiera haber hecho algo para salvarlo. Por otra parte descubrió con quien estaba luchando y se trataba del hombre más odiado en el mundo de Setsuna, Ali al-Saachez, a quien Lockon había tratado de matarlo para vengar a su familia en el bombardeo de su barrio en Irlanda. Pero había fracasado y ahora se había reunido con ellos.

Más tarde tuvo su ultimo enfrentamiento con su némesis, Graham Aker, en su Flag GN, quien era un enemigo forminable y estaba consumido por la ira y la venganza por sus camaradas caídos en combate. Los 2 habían luchado muy duramente y habían dañado sus respectivos Suits hasta que al final ambos chocaron sus sables uno con el otro y esto genero una gran explosión (nada mortal) que separo a los 2 guerreros derrotados y los arrastro por separados hacia otra punta. 3 semanas más tarde, Setsuna había recobrado la conciencia para darse cuenta de que aún seguía vivo en la cabina de su Gundam gravemente dañado flotando en la profundidad del espacio. Más tarde se las había arreglado para llegar a la Tierra y oculto su Gundam en la pequeña isla del Pacífico que utilizaban como base secreta. Lo dejo dentro del hangar y los robots se encargaron de repararlo.

En menos de 3 días, se le había colocado un nuevo brazo y cabeza, pero el reparo del blindaje iba a tardar bastante tiempo, así como cicatrizar el agujero en la cabina y el reparo de la cabina. Hasta ese entonces, el Meister azul tuvo que esperar a que su Gundam se reparara del todo. También estuvo estudiando las actividades del mundo y los acontecimientos ocurrido después de la Operación Fallen Angels. El mundo finalmente ha cambiado o eso parecía. El había tratado de contactar con el Ptolemaios o sus compañeros Meisters que de seguro que lo estarían buscando. En la información que leyó antes, afirmo que la mayoría del ejército de los GN-X habían sido aniquilados pero se estimo que uno habían logrado abatir al Gundam naranja (Kyrios) y el otro no estaba del todo confirmado, pero se sabe que también lograron derribar al corpulento (Nadleeh) También se había escuchado rumores de que uno llego a la nave y reventó el puente de mando antes de ser destruido en represalia. No estaba claro si habían logrado derrotar Celestial Being, si o no. Pero esto fue una gran victoria decisiva contra el odiado enemigo del mundo, lo que más tarde se produjo el cambio que unificaría el mundo en uno y acabaría con las guerras para siempre.

Setsuna no sabía si sentirse satisfecho o no, ya que por fin habían logrado su objetivo a un gran coste. Pero el sabía, que aún tenía que vivir, aunque sea el ultimo Meister superviviente para asegurarse de que el equilibrio del orden y la paz del nuevo mundo no se quiebre y haría realidad los ideales de sus compañeros caídos. Pero para ese tiempo, Setsuna tuvo que regresar al departamento de Tokio, mientras esperaba la reparación de su Gundam.

El había pensado que olvidaría todo lo que había ocurrido, pero aquello era imposible. Aún estaba en el luto de su compañero de armas y frustrado consigo mismo. No podía quitarse de la cabeza de la explosión que envolvió a su amigo. Pero el sabía que tenía que olvidarlo y seguir hacia adelante.

Setsuna entró en la cocina y se preparó el desayunó. Lo único que comió fue un pan con margarina y un baso de leche desnatada. Poco después miro el periódico de hoy para saber información del desarrollo de la ESF y sobre un nuevo ejercito y régimen, y parecía que aún estaba en progreso, pero el joven Meister no bajo la guardia. Los políticos tienen muchas caras.

Después de leer el periódico, Setsuna decidió salir de paseo al aire libre por un parque de Tokio. Una vez afuera, se dedicó a pasear por las calles tranquilo ajeno a la gente que pasaba por delante. Se compro una bolsa llena de manzanas para comer por camino, mientras observaba a su alrededor.

Al cabo de unos minutos llegó al parque, que tenía poca gente en el, a diferencia del otro día. El se sentó en un banco y se dispuso a comer las manzanas restantes. Nada a cambiado.




En construcción... Editar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.